Change.org

Un futuro ilusionante: así seguimos construyendo (y sosteniendo) nuestra misión

En 2010, Change.org echaba a andar en España. Lo hizo bajo el nombre de Actuable y con una promesa muy simple: poner a disposición de cualquier ciudadano las herramientas necesarias para provocar cambios sociales. Queríamos que la tecnología, los recursos y los conocimientos necesarios para poner en marcha una campaña de activismo y ganarla dejaran de estar en manos de unas pocas organizaciones con mucho poder y pudieran estar a disposición de cualquiera que los necesitase.

Desde entonces, miles de pequeñas y grandes campañas se han encargado de demostrarnos a todos que nuestra visión de un mundo de ciudadanos empoderados es muy posible. Ha habido campañas que han abierto debates nuevos, nunca antes planteados en nuestra sociedad; victorias con 20 firmas y otras con 1.000.000; movimientos que han mejorado una vida y algunos que han cambiado la vida de millones de personas… ¿Significa esto que nuestra misión está cumplida?

No, ni mucho menos.

Los ciudadanos ahora sabemos que, si queremos, podemos cambiar las cosas. Y, también si queremos, podemos hacerlo a través de una petición en Change.org. Pero iniciar una campaña, movilizar a cientos o cientos de miles de personas y conseguir la victoria no es igual de sencillo para unos que para otros. Por eso estamos ya inmersos en una segunda etapa de la historia de Change.org: tras la disrupción, estamos ahora en una fase de mayor democratización. Queremos que cualquier persona, independientemente de sus circunstancias sociales y económicas, de su lugar de residencia o de sus conocimientos acerca de activismo, tenga exactamente las mismas posibilidades de ganar una campaña que cualquier otra persona. Y para eso estamos dando pasos concretos que, como siempre, tienen una dimensión tecnológica y otra humana.

Desde hace unas semanas, por ejemplo, los ciudadanos que inician peticiones en Change.org tienen a su disposición un nuevo panel mucho más completo e intuitivo que les ayuda mucho mejor a dar los pasos necesarios para reunir apoyos en una campaña. Del mismo modo, estamos constantemente mejorando la integración de Change.org con plataforma como Facebook o Whatsapp, empleadas de modo masivo por los españoles, para que la viralidad esté al alcance de todos los creadores de peticiones. Estos son solo dos ejemplos, queda mucho por hacer.

Panel de control de peticiones en Change.org
Así es el nuevo panel de administración de peticiones en Change.org

Y todo esto está siendo posible gracias a la decisión que tomamos hace dos años, cuando decidimos abandonar el modelo de publicidad para ONGs con el que sostuvimos Change.org durante sus primeros cinco años de vida y apostamos por dejar la plataforma en manos de sus usuarios, de todos vosotros, con un nuevo programa de socios que nos permite ser 100% independientes. Fue una apuesta arriesgada, muchos nos dijeron que no funcionaría, que nadie iba a pagar por sostener Change.org. Pero, ¿sabes qué? Está funcionando.

Actualmente Change.org se sostiene por dos vías:

  • En primer lugar, a través de las peticiones patrocinadas. Cada día, cientos de miles de personas firmáis peticiones sobre las causas sociales que más os importan. Además de firmarlas, algunos decidís patrocinarlas con una pequeña aportación económica para darles más visibilidad dentro de Change.org. Las peticiones patrocinadas permiten a cualquier usuario dar un paso más para incrementar las posibilidades de victoria de las campañas.
  • En segundo lugar, a través de nuestro programa de socios. Todos aquellos ciudadanos que creen en nuestra misión pueden realizar una pequeña aportación a partir de 3 euros mensuales para ayudarnos a sostener la plataforma. Además de ser la mejor garantía de nuestra independencia y supervivencia , los socios son también la garantía de que podemos sostener el trabajo de nuestro equipo de especialistas en campañas y comunicación y la tecnología de Change.org.

Las ventajas de este modelo son indudables. No sólo garantiza nuestra independencia, haciéndonos inmunes frente a las presiones de los poderes político y económico, sino que nos obliga a mejorar constantemente, porque la gente solo sostendrá Change.org si entiende que es una herramienta útil.

Tenemos un camino largo y complicado por delante para acercarnos más a esa misión de “empoderar a cualquier persona, en cualquier lugar”, pero con mucho trabajo y el apoyo de miles de usuarios como socios vamos a dar grandes pasos en los próximos meses. A todos los que sois socios, queremos daros las gracias y a los que todavía no lo sois, os animamos a que al menos os lo planteéis. Muchas gracias a todos.

Muchas gracias a toda la comunidad de Change.org por estar ahí.


Written by
José Antonio Ritoré
June 7, 2019 8:53 am